Crónica de LEYENDAS DEL ROCK 2015

Fecha: 
14/08/2015 - 19:30
Valoración: 
Sobresaliente

Otra edición de uno de los festivales más añejos del panorama español. Esta vez marcó nuevos records y esperamos que siga así otros 10 años más. 

Otra edición del Leyendas del Rock, ya van 10 celebradas en su historia y cuatro a la que asiste un humilde redactor.

Con respecto a la última edición que asistí, allá por 2013, ha habido unos cambios mínimos en cuanto a la mejora de los puestos de comida, aumento de número de lavabos y quizás una mayor entrega por parte de Villena. Aun así, la zona de acampada seguía siendo una vasta área sin sombra (según informaron los organizadores, no por culpa suya) sin cambios respecto hace dos años, por lo que mis compañeros y unos mismo optaron por el hotel en una localidad cercana, opción que según contrasté, fue optada por muchos de los allí presentes.

Llegamos justo el miércoles para coger la pulsera y descansar en susodicho hotel para coger fuerzas para los tres días que iban a venir después, por lo que lamento deciros que no, no hay crónicas del día gratuito, lo siento. No había fuerzas tras más de seis horas de carretera, espero vuestra comprensión.

Así sin más dilación comencemos con el Jueves. 

JUEVES

El Jueves abrían los suecos AMARANTHE, con la dura tarea de calentar el ambiente a unos asistentes que aun se dividían entre los que comentaban la jornada anterior y los que se desperezaban del almuerzo. Pero los chicos comandados por Elize Ryd se tomaron muy en serio tamaña tarea, realizando un concierto con muchísima garra y potencia. Con ya tres trabajos a sus espaldas, su mezcla de Heavy/Power con sonidos electrónicos no dejó indiferente a nadie. Yo iba con las esperanzas altas y las cumplieron, quizás debieron gozar de mejor sonido pero esa frase se iba a tornar una constante en todo el festival… Muy buen primer plato, si señor.

A los “bisoños” AMARANTHE les daba la réplica una leyenda del Thrash Alemán como son los teutones DESTRUCTION.

DESTRUCTION fueron a degüello, como todas las bandas del big four alemán (como ya describiré más adelante) y en una hora ya nos dejaron a varios con el cuello para rehabilitación.  Los de Marcel Schimmer no dejaron títere sin cabeza y fueron de lo mejorcito del día. El trío Thrashero dejó su impronta fácilmente en Villena, espero verles pronto de nuevo.

No nos movemos de los dos escenarios principales para ver a los macarras nórdicos (más concretamente de Suecia) BACKYARD BABIES.  Debo confesar que no les tenía el ojo muy puesto previamente, su mezcla de hard rock, heavy y punk suena muy a los noventa para mí; pero es verdad que en directo ganan muchísimo.  Su hora de concierto fue muy amena aunque yo estaba más atento a coger sitio para los fineses SONATA ARCTICA, a los cuales les tenía infinitas ganas. Aun así no quiero despreciar la labor de los suecos y he decir que deleitó a fans y no tan fans como yo. Les tendré más en cuenta en futuras sesiones.

Como ya he dicho más arriba, tocaba para uno de los platos fuertes del  Jueves. SONATA ARCTICA es una banda que los de mi generación la tenemos tatuada para bien o para mal, que dejó una impronta inigualable en el ámbito del power allá a principio de los dos mil. Por ello un servidor estaba mordiéndose las uñas con la posibilidad de que fuera un mal concierto y tuviera que echar mano de los clásicos para curarse en salud. Nada más lejos de la realidad, puestos que los fineses hicieron un meritorio esfuerzo y un notable concierto. Quizás, un purista como yo, habría deseado más clásicos, pero no hay que negar que Tony Kakko y compañía supieron meterse al público en el bolsillo fácilmente. Fue un concierto de menos a más para luego enfriarse en los dos temas finales (habrían sido mejor temas más clásicos y cañeros en mi humilde opinión), pero aun así salí con un más que buen sabor de boca ya que para mí pusieron toda la carne en el asador y lograron su objetivo.

Sin poder salir de los escenarios principales, nos mantuvimos a una más que respetable distancia para ver a DEATH, lo que queda de la mítica banda de death metal. Yo, personalmente, estaba más que escéptico, puesto que DEATH es de mis bandas favoritas y usar su nombre cuando, técnicamente, ya no andan en activo… En fin, fuera aparte mis consideraciones personales, no puedo negar que fueron una apisonadora y si llegan a gozar de mejor sonido (ya dije que sería una constante de esta edición) habría sido de los bolos del día e incluso del festival.

No, no hemos podido salir aun del recinto principal, puesto que una auténtica leyenda como OVERKILL se disponía a tocar. Los americanos arrasaron con los ya malheridos cuellos de los presentes a su concierto de una hora de duración. La pega, el sonido. OVERKILL sin dudarlo fueron maltratados por algún técnico de sonido o quizás es que el Leyendas no daba para tanta tralla, pero fue una verdadera lástima como asistimos los allí presentes a múltiples fallos y fallos. La banda, sin embargo, le echó (siento el taco) cojones como casi ninguna banda que he visto en mucho tiempo. La energía y garra que tienen y desprenden no son sino fruto de sus treinta y cinco años detrás de las tablas.

Espero verles con mucho mejor sonido y paladearlos, tanto fallo me acabó frustrando he de ser sincero. Aun así, como muchos dijimos, un gran bolo de OVERKILL.

Tras OVERKILL cambiamos de tercio en cuanto a género y estilo y les tocaba a los Holandeses WITHIN TEMPTATION. Los neerlandeses hicieron un notable concierto, yendo de menos a más. Sharon den Adel mantuvo el tipo (reconozco que iba con mis dudas de cómo iba a afinar) y tras dos temas más flojos al inicio, subió el nivel llegando a un apoteósico final con “Mother Earth” y “Ice Queen” que a los fans más añejos nos puso los vellos de punta.

Dieron un extenso repaso a su carrera, no dejando ningún álbum sin tema en su selección para el Leyendas, integrando perfectamente los temas más nuevos de su último trabajo “Hydra” y los más clásicos. Realmente era uno de los platos fuertes del día y cumplió su objetivo.

Pero, los allí presentes y medio festival estaba coreando el nombre de la siguiente banda cuando acabaron los holandeses. Y es que no era para menos, SABATON estaba en camino con su demoledor power metal que los ha convertido en una de las bandas más exitosas de la actualidad. Ni siquiera hacía falta que llevasen un mísero telón o su archiconocido tanque, el público ya estaba entregado desde el primer minuto en que sonó su entradilla con “The Final Countdown” de los legendarios EUROPE.

Lo que vivimos en SABATON fue un señor y soberano deleite de heavy metal. Así, sin ambages. Fue una hora que se nos hizo hasta corta, donde entraron como una apisonadora y no pararon en ningún momento. Algunos medios han hecho eco que hicieron demasiadas coñas, demasiados discursos… yo creo que podrían haber dado lugar a más temas pero que tampoco desentonaron ni enfriaron el ambiente (no se puede decir lo mismo de ciertas presentaciones de bandas de alguien a quien todos conocemos). En definitiva, dieron un repaso a su discografía con especial mención a su último trabajo “Heroes”, y acabando con la archifamosa “Primo Victoria” y “Metal Crüe”. Mención aparte merecen dos temas, “Panzerkampf” que fue ARROLLADORA y “Night Witches” que fue aun más ARROLLADORA que la anterior.

Ya no son una simple promesa, son una banda que se puede permitir ser cabeza de cartel por pleno derecho. Grandiosos, majestuosos, ole SABATON y a seguir así durante muchos años más.

Tras la euforia vivida con SABATON les tocaba la réplica a nada más y nada menos que a toda una leyenda viva del power metal. Sí, estamos hablando de tito Kai Hansen y sus GAMMA RAY. Los alemanes tenían la difícil tarea de mantener el tipo ante el conciertazo que se marcaron sus colegas suecos, pero más sabe el diablo por viejo que por diablo y si no que se lo digan a Hansen.

Los alemanes presentaron su nuevo LP, “Army of the Undead” y empezaron con “Avalon”, el primer tema del susodicho. Sonó genial, fresco, potente… no había palabras. Sin embargo quizás el resto del setlist incluyó demasiados temas alargados o que se alargaban intencionadamente (no me explico aun ese “I want out” con ritmos reggaes al final o el auténtico tostón que fue “Dream Healer”), aun así retomaron los buenos rumbos y rubricaron un conciertazo con temas como “Somewhere out in space”, “Master of Confussion” o la celebérrima “Send me a sign”. Demostraron que andan en buena forma y yo tengo ya tachada la fecha en la cual vienen a Sevilla para asistir sí o sí. Son una banda mítica y se mantienen.

Dábamos un descanso a los escenarios principales para irnos al Mark Reale y escuchar a los valencianos OPERA MAGNa, a los cuales no les tenía muy echado el ojo desde que sacaron allá hace años su primer trabajo “El último Caballero”, del cual no tocaron demasiados temas he de decir.  Optaron por desgranar su trabajo conceptual sobre Edgar Allan Poe y deleitarnos con un buen hacer metalero. No puedo sacar nada negativo salvo la ausencia de temas más “añejos”. Me supo a poco la hora de su concierto, espero poder verles pronto de nuevo y con energías renovadas.

Tras ver los últimos acordes de TIERRA SANTA (tuve que mirar el horario porque el humo y las luces hacían indistinguibles a los componentes de la banda) nos disponíamos a ir debido a las pocas energías de las que disponíamos ya, pero nos quedó aun un conato de las mismas para ver el inicio de VITA IMANA que contaba, a pesar de la hora que era por entonces, con un nutrido grupo de fieles deseando escuchar los acordes de sus temas. Tras dos temas demoledores, decidimos que nuestras fuerzas y el trayecto hacia el hotel nos hacían muchísima mella, por lo que desistimos de terminar su concierto. Lamento no poderos ofrecer más información tanto de ellos como de los muchos grupos pasados por el Mark Reale… pero aun no se ha inventado la duplicidad, mil perdones. 

VIERNES

Tras el necesario descanso tras la ardua jornada del Jueves, nos disponíamos a seguir bajo el nublado cielo de Villena con un día más en el Leyendas del Rock.

Serían TURISAS los segundos en abrir el escenario principal y quienes inauguraban nuestro viernes. Los fineses son una de las bandas más épicas (al menos en sus tres primeros discos) y tenía muchas esperanzas en su directo. No me decepcionaron en absoluto. Fueron una apisonadora. Presididos por un magnífico telón, los de Mathias Nygard demostraron que quien tuvo retuvo. Ninguna pega esta vez para TURISAS, ni siquiera el sonido. Muy grandes.

Luego de un descanso para refrescar gaznate fuera del festival cayó el desastre de lluvia y viento que todos los allí presentes hemos bautizado como el Tornado del Leyendas 2015. Mis previsiones de que fuera similar a la tromba de agua que arruinó todo un día en aquel Leyendas del Rock de 2010 se disiparon afortunadamente. Por lo que pudimos volver a tiempo de que comenzaban los alemanes EDGUY.

He de decir que fui a la gira de ellos en Madrid y allí estuvieron infinitamente mejor. Probablemente el tocar con todo el público frío tras el chaparrón y no contar con el mejor sonido no les puso en posición de levantar al respetable, aun así EDGUY firmó un concierto más que notable, con un setlist repleto de clásicos entremezclados con temas de su último trabajo “Space Police, Defenders of the Crown”. Eso sí, el momentazo de poder escuchar por primera vez “Save me” fue de lo impagable del festival. Vaya baladón.

Rapidamente volamos hacia el escenario Mark Reale para ver a FREEDOM CALL, uno de los platos fuertes de tal escenario. Tras el señor conciertazo y la ciclópea afluencia que hacía casi imposible entrar en el Mark Reale espero que los organizadores del Leyendas atiendan a meter a FREEDOM CALL la próxima vez en el escenario principal. No se puede decir más alto, fue un concierto casi perfecto (puesto que la perfección aun no existe) y los que dicen que el power metal está muerto que se lo digan a los allí presentes que disfrutamos durante una como unos quinceañeros. Fue, sin dudarlo, de las sorpresas del festival.

Pudimos asistir a los estertores finales del concierto de THE DARKNESS, cuyo concierto recibió opiniones dispares, desde que fue de lo mejor del festival hasta que fue un sonoro aburrimiento. Reconozco que ni pude asistir a su totalidad y que no son santo de mi devoción, por lo que me remitiré a que los tres últimos temas me parecieron planos y sin gancho.

Tras los británicos,  era el turno de WARCRY, la única banda (que yo sepa) que ha tocado en todas las ediciones del Leyendas del Rock. Los nacionales tocaron un setlist clásico que fue envidiable, hacía años que no escuchaba tantos temazos uno tras otro de los WARCRY. Pero era mucho pedir para mi corazón de fan de los asturianos, puesto que la ausencia de segundo guitarrista y la pobre ejecución de Víctor García en los temas hicieron arruinar lo que podría haber sido un señor conciertazo.

A diferencia de otras ediciones donde se limitaron a vivir de los temas nuevos, WARCRY hizo que los fans seleccionasen el setlist. Pero temas que fueron compuestos con dos guitarras tocados con una sola y sustituir la segunda con bajo o teclado… craso error. A mi gusto sonó fatal, y Víctor apenas podía terminar una frase y ni siquiera llegaba  a las notas.

Total decepción la de WARCRY, una lástima de verdad, me habría gustado de todo corazón que por fin se hubieran redimido, pero no iba a ser esa noche.

Tras el decepcionante concierto de los asturianos, pasamos a uno de los conciertos más esperados. DORO, la reina del metal por mérito propio, descargó toda su energía en una hora que podrían haber sido dos porque los allí presentes queríamos más y más de la reina teutona. Increíble, fueron la noche y el día, como si la decepción de WARCRY tuviera que ser subsanada con una gran dosis de Heavy Metal. No hay palabras para describir la energía que tiene DORO en directo, hay que vivirlo. Sin dudarlo, de los conciertos de toda esta edición.

Volvimos al metal nacional de mano de la reunión de SARATOGA. Los fans esperábamos ansiosos como se desenvolverían en directo una banda que anteriormente era de lo más granado de este país. Pues bien, fue un concierto de luces y sombras, donde el sonido no acompañó, donde la conexión con el público estuvo a veces ahí ahí pero donde se ven buenas semillas de crecimiento. Con un setlist también plagado de clásicos (de hecho solo tocaron un tema de la etapa Tete Novoa…), tenían ya ganado medio terreno. Anunciaron nuevo disco para 2016 con la actual formación, pero siento decir que el fantasma de Leo Jiménez es aun muy largo y que todavía no pueden vivir de esa etapa tan exitosa. Aun así, creo que se defendieron bastante bien y a gente como yo que vivió de lleno la etapa con Tete no nos chirrió tanto. Esperemos que sigan en estela ascendente.

Tras los madrileños partí corriendo a ver a CELTIBEERIAN, una de las bandas más prometedoras de este país. Su folk metal está siendo la delicia de varios países vecinos y desde mi humilde juicio están destinados a ser de los grandes (o eso espero). De nuevo el Mark Reale se quedó pequeño ante la brutal descarga de los manchegos.

Su apuesta por la multiinstrumentalidad y la pegadiza voz de su vocalista son los puntos fuertes de CELTIBEERIAN, encima conectan desde el segundo uno con el público con sus fervientes ganas de fiesta.

Una hora que nos supo a poco a muchos de los allí, aunque cerrar el Mark Reale con ese nivel de garra y de asistencia es envidiable. De lo mejorcito a nivel nacional. Un saludo y respetos desde este humilde redactor que os tendrá más que en cuenta de aquí en adelante.

Y con eso terminó la jornada del viernes, solo queda un día más de Leyendas. 

SÁBADO

La lluvia nos saludaba otra vez a los asistentes en Villena, pero eso no pudo detener a una de las bandas más añejas de las que asistieron a la décima edición del Leyendas del Rock, sí, estoy hablando de los alemanes TANKARD.

El sábado era el día del thrash alemán, y los cerveceros TANKARD demostraron que ni la lluvia puede detenerles. Un señor concierto sin ápice de frenada, potente y con la soltura de quien puede permitírselo. Me dejaron con ganas de más, y espero poder asistir de nuevo a un concierto suyo en breves.

Por un cambio en el horario, FINTROLL tocarían en el Mark Reale a las 20:30, por lo que en el escenario principal les sustituían BETHOOVEN R.  Así que nos fuimos al escenario Mark Reale a ver a  IN MUTE.  Si bien el concierto de IN MUTE fue una oda a como ejecutar un buen concierto, a veces me quedé bastante frío. No es que fuera un mal concierto, al contrario, pero quizás agradecería algo más de melodía en sus temas. Aun así es opinión subjetiva, ya que objetivamente arrasaron entre fans y asistentes. De hecho el Mark Reale estaba, una vez más, a reventar. Es obvio decir que el hecho de que fueran a aquella edición del “Wacken Open Air” está más que justificada tras lo que viví allí.

Tras IN MUTE volvimos al escenario principal, puesto que uno de los platos fuertes del festival (ya van muchísimos, el cartel este año era envidiable) empezaba a hacer acto de presencia. EPICA es una banda a la que llevo siguiendo desde hace mucho, quizás desde casi sus inicios, pero que desgraciadamente se me escapaba una y otra vez de mis quinielas. Así que este concierto era una redención para mí con ellos, y no me decepcionaron en absoluto. Con una ejecución envidiable, y un setlist plagado de clásicos, los holandeses nos tenían metidos en el bolsillo casi desde el primer tema.  Repetiré, eso está claro.

La réplica a EPICA la daban nada más y nada menos que SODOM. No me extenderé puesto que dieron un conciertazo. De inicio a fin, no hay palabras mejores para describir la hora boquiabierto que me tuvieron los alemanes embobado como un quinceañero. Los cuatro del thrash alemán vinieron a destrozar nuestros cuellos, y aun quedaban KREATOR… Impresionantes SODOM, una leyenda viva.

Era el turno del concierto de SÔBER, SKIZOO y SAVIA. Sí, así dicho parece que iban a tocar tres horas, pero era una reunión bastante curiosa y contaban con hora y media. Si bien mi intención era ver RECKLESS LOVE al final opté por ver a los nacionales. A mi gusto fue un concierto de más a menos, empezando engrasados y demoledores con sus clásicos de la etapa SÔBER , con unos primeros treinta minutos envidiables. Luego pasaron a la etapa SKIZOO, donde si bien la selección de temas fue más que acertada, a mi gusto les faltó bastante garra de la ofrecida anteriormente. Aun así recordaron esa etapa de un servidor donde asistía a sus conciertos sí o sí. Por último siguieron el turno de SAVIA, bastante más frío y plano que todo lo anterior y finalizaron con temas nuevos de SÔBER y un homenaje a “Alberto Madrid” y “Big Simón” con la conocida “Y serás canción”, interpretada algo fría a mi gusto. Así que si bien una etapa del concierto fue de sobresaliente, la segunda mitad del mismo fue algo plana y fría. Quizás no les favoreció el sonido en demasía, todo hay que decirlo.

La réplica a los nacionales iba a llegar nada más y nada menos de KREATOR. Fue sin dudarlo el mejor concierto junto a SABATON (para mi gusto) de todo el festival. Fueron a degüello desde el primer tema, me dejaron clavado en el suelo y boquiabierto ante su potencia, fuerza y melodías. No podría elegir ningún tema en concreto porque todos fueron trallazos, sonaron geniales y el público se encontraba entregados totalmente a ellos.

El año que viene espero que repitan, porque sin duda es de los grupos más en forma de los últimos años.

Tras la potencia brutal de KREATOR, nos fuimos al Mark Reale de nuevo para ver a los piratas escoceses ALESTORM, que si bien no gozaron del buen sonido de otros conciertos, contaron con el calor del público y subsanaron ese problema con un setlist lleno de temas geniales. Desgranando toda su discografía, los piratas demostraron su buen sentido del humor tema tras tema. Para otra edición sería necesario ponerles en el escenario principal, porque en el Mark Reale no se cabía. Me fui con excelentes sensaciones de ALESTORM, esperando repetir.

Y tras ello, las fuerzas flaqueaban y el fantasma de más de seis horas en coche planeó de repente sobre nuestros cansados cuerpos. Por lo que no pudimos continuar en el festival por más tiempo. Siento las molestias por si alguno quería crónicas de otras bandas y de las bandas a las que no asistí, desde aquí pido disculpas. 

Otra edición más del Leyendas. Con sus puntos buenos, que fueron los conciertos, el ambiente, la hermandad… La mejora de algunos puntos de la organización y mejora en la comida. Pero también con sus puntos negros, la falta de mejora en la zona de acampada, el sonido de algunos conciertos, la falta de higiene en los lavabos y el tema de la selección de ciertos grupos en bajísima forma en detrimento de bandas nacionales con mejor recorrido actualmente. Esto último probablemente se lo debamos a la obcecación de cierto personaje de la escena nacional que empieza a dar más pena que gloria y que, si bien tendrá sus seguidores, el hecho que subiera al escenario para presentar una u otras bandas de origen Español empañaba muchísimo el ambiente. Esperemos que la organización haga una apertura de miras con respecto a la escena nacional, que es rica y prodiga en grupos de calidad.

Dicho esto, se confirmaron varias bandas para la edición de 2016, siendo STEEL PANTHER, HOLY MOSES y GRAVE DIGGER. Aun queda mucho para querer repetir así de primeras, pero todos los Leyendas del Rock tienen algo de especial e inolvidable. Así que desde METALSPAIN les deseamos otros diez años más mínimo a este festival que atesoramos con gran cariño. 

Evento relacionado: 
Provincia: