Deicide-The Stench Of Redemption

the stench of redemption, disco de deicide, sometido a critica

Para los fans del metal extremo, sin duda el nombre de Deicide quiere decir algo. Pioneros del sonido brutal death americano allá por finales de los 80, junto a Cannibal Corpse, la banda liderada por Glen Benton ha sido sinónimo de buen hacer y bestialidad a lo largo de todos estos años. Sin embargo, en los últimos tiempos sus trabajos adolecían quizá de falta de ideas, y de cierta reiteración en los mismos esquemas, que si bien han estado funcionando hasta hace bien poco (y entre sus fans seguían funcionando desde siempre), para algunos pedían una renovación, y para otros significaba el fin de una carrera. Benton hizo como siempre lo que le salió de los refoncios y decidió romper relaciones con Roadrunner Records, su discográfica de toda la vida, para firmar un contrato con Earache, compañía clásica y experta en música extrema. Al parecer, es en esta compañía donde el bajista y cantante está componiendo más a sus anchas. Igualmente creyó que la etapa en la banda de los guitarristas y hermanos Hoffman se había terminado y los mandó buenamente a paseo, reclutando a Ralph Santolla (ex Death) y a Jack Owen (ex Cannibal Corpse) para escribir el nuevo tomo en la historia de Deicide. El resultado de todos estos cambios es "The Stench Of Redemption". Como siempre ocurre en el caso del metal, este álbum ha creado controversia. Y es que según los más acérrimos fans del death metal más duro, el problema de este disco son los solos de guitarra; según estas personas en un disco tan duro como este no tienen cabida esas técnicas a la guitarra. Sin embargo, yo me ubico sin ningún tipo de cortapisa en el "bando" contrario, y pienso que son precisamente los solos de guitarra y su planteamiento en los temas el contrapunto perfecto a la devastación y brutalidad que ofrece este trabajo. Como ya he dicho, "The Stench Of Redemption" es duro. Sin duda puedo decir que muy bruto. El bajo dota de una densidad al sonido como hacía tiempo que no oía en Deicide, la batería suena más contundente y rápida que nunca (jamás oí en tema alguno de la banda de Benton blast beasts como los que se escuchan en este disco), y Owen y Santolla convierten sus instrumentos en máquinas que escupen riffs a cual más cañero y bestial. Igualmente, la parte técnica se fundamenta sobre todo en solos de guitarra, valga la redundancia, muy técnicos y bastante limpios, llegando en algunos casos a sonar bastante heavys, cosa que como ya mencioné anteriormente en mi caso no supone ningún impedimento; más al contrario creo que es un contraste en los temas que casa perfectamente con el contenido de cada canción. En algunos pasajes las guitarras se doblan creando un efecto en el sonido que lo hace menos reiterativo y que dota a cada pista del álbum de un esquema propio pero a la vez reconocible con el sello marca de la casa. El tratamiento que se le ha dado a la voz de Glen Benton me parece de lo más acertado, pues en lugar de hacer uso del doble juego de voces (gutural grave y aguda) al que nos tiene acostumbrados, éste no desaparece pero deja una presencia más destacada a la voz grave y "natural" de Benton; igualmente me parece un puntazo que se haya grabado al vocalista practicamente a pelo, es decir, añadiendo el menor número de retoques posible en post-producción. Para esos que decían que Glen estaba quemadete, les diría que oyeran este disco. No voy a meterme en si Benton es mejor o peor persona, pero como vocalista de metal extremo creo que hay que quitarse el sombrero, y lo dicho, más aún ante este trabajo. SU trabajo en las letras sigue la linea habitual: líricas blasfemas y fundamentalmente anticristianas. Destacaría 3 temas de este álbum: "The Stench Of Redemption", tema que abre el disco y que es sólo la antesala de lo que nos espera más adelante; "Homeage For Satan", tema que acompañó al primero en un E.P. que salió al mercado algo antes del disco, y que tiene uno de los mejores riffs del álbum (quizá me mole tanto porque me recuerda a Slayer :_) y "The Lord´s Sedition", último corte del trabajo y que con un comienzo melódico y pausado, estalla en una espiral de tensión y energía extrema. Sonido y producción impecables, todo un trallazo al cerebro. Escuchad si podéis "The Stench Of Redemption". Eso sí, para los que piensen que un solo heavy no tiene presencia ni lugar en un disco de death metal, más vale que se alejen de este disco sino quieren terminar de odiar a Glen Benton durante toda su vida.

Año de publicación: 
Estilo: